BLOG

Cuidar la piscina fuera de temporada

Cuando llega septiembre, llegan demasiados cambios poco agradables para todos… se acaban las vacaciones y hay que volver al trabajo, los “chavales” vuelve a las clases, vuelven las sudaderas y pantalones largos y… el final de la temporada de piscina.

Muchas veces nos planteamos el cubrir la piscina o no… La lógica nos indica que lo mejor es cubrir la piscina, para protegerla de la caída de hojas, tierra y otros agentes, ya que estos contribuyen al aceleramiento de la descomposición del agua. Tapándola se consigue una temperatura más estable y así, que el gasto en productos tenga que ser inferior.

Cuando decidimos cubrir la piscina durante el invierno, la mejor alternativa son los cobertores realizados en tela de PVC y resistencia a la tracción, según normativa vigente.

Es obligatoria en España su instalación según algunas normativas autonómicas, en instalaciones públicas y de Comunidades de Propietarios. Si es una piscina comunitaria lo más aconsejable es que se instale con tensores y estos estén anclados a la corona de la misma.

En estos momentos de sequía extrema en nuestro país aconsejamos más que nunca la utilización de un cobertor de protección para evitar el tener que volver a llenar de agua la piscina la próxima temporada.
Gracias a los cobertores de protección evitamos el paso de la suciedad evitando las famosas algas que tiñen el agua de verde. 

Otra de las recomendaciones por la que pedimos el cubrimiento de la piscina es la seguridad que podemos ofrecer a los habitantes de la casa o a sus visitas. Al estar cubierto el vaso evitamos que niños, mascotas, incluso personas mayores puedan precipitarse y caer al agua con las posibles consecuencias tan desagradables que todos conocemos.

Los cobertores de protección “protegen” el vaso de la piscina al formar una cámara a de aire entre el agua y el cobertor, evitando las capas de invierno. Recuerda que es muy común en esta época las roturas y agrietamiento del vaso y con el cobertor se evitan como te acabamos de explicar.

Además evitaremos futuros trabajos de limpieza del vaso de la piscina ya que conseguimos alargar la vida de la piscina y el agua no se descompone.

Por último destacar también lo importante que es  ajustar progresivamente ciclos de filtración de la depuradora de la piscina de modo que la maquinaria esté en continua marcha de acuerdo a la temperatura. En el punto que la temperatura del agua logre llegar entre 18-16ºC el sistema de filtrado deberá ser capaz de remover el volumen de la piscina una vez al día. Bajando de 14ºC, con medía renovación es suficiente (4 horas y 1-2horas/día aprox. respectivamente).